Perder peso a traves del baile

Además, el baile hace que se trabajen ciertos músculos menos utilizados en la vida cotidiana, y refuerzan las articulaciones, manteniendo las posturas correctas, incluidas las de la espalda, que normalmente se suelen descuidar.

 

El baile suele ir asociado a la fiesta, y por esta razón disfraza la atención de la intensidad del ejercicio y el cansancio que puede provocar. Además de exigir una gran dosis de creatividad, con la danza se aleja la pereza y el aburrimiento que ciertas rutinas físicas despiertan en las personas.

 

Una sesión de baile dura una hora y ayuda a perder, en función del ritmo, entre 600 y 1000 calorías. Con dos o tres sesiones a la semana, el resultado en la pérdida de peso se ve rápido. Cuando se baila, se trabajan muchos músculos, pero sobre todo se entrena el corazón. Finalmente, con el baile se mejora la flexibilidad, el sentido del equilibrio, el dinamismo, el estado de humor y el sueño.

Si tuviera que decantarme por un estilo de baile concreto, diría que el mejor es la Salsa Latina, puesto que gracias a su riqueza musical ofrece un estilo de danza creativa, que ayuda a sudar, bien en solitario, en pareja o en grupo.

 

Al combinar ambas cosas, el baile y una dieta de ataque como la de la piña, potenciamos la pérdida de peso pero es necesario tener en cuenta que al realizar este tipo de dietas nos estamos sometiendo a un régimen restrictivo y por tanto la actividad física debe ser moderada, bailar sí pero sin abusar y mejor si en todo momento nos divertimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.